Una lectora nos manda una historia y nos dice que si la podríamos compartir en el blog, porque se le hace un tema muy interesante y muy importante, para todas aquellas personas que de alguna manera quieren ser mejores personas, o que realmente quieren crecer emocionalmente.

Vamos a Omitir el nombre real porque no quiere ser mencionada, y lo vamos a respetar, pero le damos el crédito que se merece.

 

Y dice: 

Cómo algunos saben en estos días he estado viajando, por diferentes estados de mi país, y en esos lugares me he encontrado con diferentes tipos de personas, con diferentes estilos de vida, diferentes estatus sociales y lógicamente con diferentes mentalidades, no me gusta clasificar a las personas de esta manera, lo que quiero es que tengas una idea más clara de lo que estoy hablando. Quiero contarles algo de lo que me he dado cuenta, y es que muchas veces confundimos la palabra pobreza con la palabra humildad.

 

En una de estas ocasiones estuve con una persona la cual realmente me trataba muy bien, me ofrecía cuánto tenía y podía, eso sí, sin escatimar, ya que económicamente era de clase media.

 

No les voy a mentir diciéndoles que es la única persona que ha hecho esto por mí, a lo largo de mi vida me he encontrado con muchas personas muy generosas, a lo que voy es que en este caso en específico, me abrió los ojos para un tema de conversación para tu podcast.

 

Que esta persona se comportará conmigo de esa manera realmente no me sorprende, porque habíamos coincidido varias veces y siempre se había comportado de la misma manera, muy amable, muy amigable y no tengo nada que reclamarle. 

Lo que es tema de conversación es que, con el paso del tiempo me di cuenta, que no se comportaba con todas las personas de la misma manera. Resulta que estando en un restaurante, el mesero realmente se equivocó y nos trajo un platillo que nosotros no le habíamos pedido, sé que esto es molesto y que a todos nos puede pasar, de hecho sí a nosotros nos traen un platillo que no pedimos, lo más lógico es que lo rechacemos, y si aceptamos el cambio nos podemos quedar con ese platillo pero ya depende de nosotros, entiendo que de repente esto nos puede pasar a todos.

Aquí el detalle es la forma en que reaccionas, la forma en que llevas las cosas y la forma en que le haces ver el error a esa persona. Aquí es donde demuestras realmente sí eres humilde o no.

Esta persona realmente reaccionó de una forma grosera, y eso fue lo que no me gustó, le pedí de favor que dejara de comportarse así, y que me dejara manejar esa situación, lo que dijo es que él no se iba a comer eso porque no era lo que había pedido, pero lo hizo de una manera grosera, terminé pidiéndole disculpas al mesero y le pedí que nos cambiará el platillo. El chico realmente se veía apenado. 

Después de esa situación lo que hicimos fue terminar de comer y retirarnos de ahí. Al final terminé pagando la cuenta y pagando los dos platillos, el platillo que por error nos habían servido lo pedí para llevar. 

Yo sé que esa persona qué me invitó no tiene recursos ilimitados, trabaja como cualquiera de nosotros en una oficina, y de ahí obtiene sus ingresos.

De regreso a nuestro departamento, me preguntó que por qué me había traído el platillo si había sido un error del mesero, y que no teníamos tanto dinero para pagar porque éramos humildes, a lo que le respondí que si le explicara él no entendería y que no se preocupará que yo lo había pagado con mi dinero.

Y es que una persona arrogante no entiende la diferencia entre ser pobre y ser humilde.

Muchas personas confunden esta palabra creyendo que ser pobres ya los hace ser humildes.

Ahora te pregunto a ti ¿y tú eres humilde?

¿Qué opinas de este tipo de personas? ¿Te has topado con alguien así?

Dejanos tus comentarios.

Solo imagina que: tu tienes a tu novio de quién estás muy enamorada, pasean juntos, se divierten, van al cine, se llaman diario, en fin todas esas cosas de enamorados. Por azares del destino un día tus padres te llevan a vivir a otra ciudad, digamos que por ejemplo tu papá consiguió otro trabajo y piensa que les va a ir mejor en otro lugar, así que sin más se van.

Lógicamente tú no estás de acuerdo, pero no te queda de otra, así que hablas con tu novio y juntos deciden seguir con su noviazgo, hablarse todos los días, escribirse y verse cada vez que haya oportunidad.

Desde el primer día todo bien y aunque se extrañan, se llaman, se mandan mensajes, audios, stickers, todas esas cosas de enamorados.

Pasado el tiempo, un día tu te ganas dos cupones para unos helados, así que piensas en tu novio y decides enviarle uno ya que se pueden imprimir y presentarse en la neveria más cercana, no puedes esperar para usarlos porque tienen fecha de caducidad, y tú lo verás pasada esa fecha.

Sabiendo que es un gran regalo pues es muy delicioso, además caro que el no podría pagar, te agradece, te dice cuanto te quiere y decide ir a la neveria a disfrutar de su helado.

Tu sabes que en esa neveria, está una niña que quiere con tu novio, pero tú confías en el, así que piensas que no habrá problema. 

 El canjea su ticket y obtiene su helado, se aparta de ese lugar y se sienta a disfrutar de su helado, el sabe que no puede ir más lejos porque sino se le derrite, pues el calor está a todo lo que da. 

En eso llega la niña que quiere con el y le pide un poco de helado, el cómo chico comprometido con su novia le dice que no y le pide que se retire. Ella no se da por vencida e insiste. Tu novio siente la presión de la gente y no le queda de otra más que invitarla, lógicamente el se siente muy incómodo pero como buena persona no puede decir que no, además la conoce desde muy pequeña.

Regresa a su casa un poco apenado sin saber que hacer o decir.

Así que decide contarte todo lo que pasó porque se siente incómodo y no quiere herirte o traicionarte. Pero te dice que realmente no tenía de otra y tú le crees, pues sabes que son familias con amistad de muchos años.

Pasa el tiempo y ustedes continúan con su noviazgo, se han visto varias veces y confías en el.

Un día nuevamente te ganas un par de tickets para canjearlos por helado. Y no sabes que hacer. 

¿Y tú qué harías? Sabiendo que ese helado es muy delicioso, muy caro y sabes que tu novio nunca se lo va a poder comprar.

La vida está llena de paradojas, acciones sin sentido aparente e irracionales para los demás.

¿Que es la Sonrisa?

 La sonrisa es una forma de expresar  un sentimiento de satisfacción, alegría, emoción o placer.

 

¿Que puedes hacer con una sonrisa?

 

Con una sonrisa puedes abrir puertas,

Con una sonrisa puedes enamorar a una persona.

Con una sonrisa puedes cerrar un negocio.

Con una sonrisa puedes sanar un corazón roto.

Con una sonrisa puedes hacer mil cosas.

 

Poema: El Valor de una Sonrisa.

No cuesta nada, pero crea mucho.

Enriquece a quienes la reciben, sin empobrecer a quienes la dan.

Ocurre en un abrir y cerrar de ojos, y su recuerdo dura a veces para siempre.

Nadie es tan rico que pueda pasarse sin ella, y nadie es tan pobre que no pueda enriquecerse por sus beneficios.

Crea la felicidad en el hogar, alienta la buena voluntad en los negocios y es la contraseña de los amigos.

Es descanso para los fatigados, luz para los decepcionados, sol para los tristes, y el mejor antídoto contra las preocupaciones.

Pero no puede ser comprada, pedida prestada o robada, porque es algo que no rinde beneficios a nadie, a menos que sea brindada espontánea y gratuitamente.

Brinda tu sonrisa, sobre todo, a aquellos que nunca ríen.

Porque nadie necesita tanto una sonrisa como aquel a quien ya no le queda ninguna que dar.

 

Autor del poema: Anónimo.

Hemos perdido algo muy valioso y no nos hemos dado cuenta.

De acuerdo a un sin número de investigaciones se ha podido comprender cuáles son las cosas más importantes para las personas, y en general las que más a menudo aparecen hasta arriba son: Salud, familia, dinero, amor, trabajo, … pero también hay una que se llama tiempo. Y es precisamente la que abordaremos en este escrito.

 

Hoy es un día especial ya que es el cumpleaños de alguien que aprecio mucho, pero aún lo hace más especial el hecho de que, hoy escuché una frase que me hizo reflexionar sobre la forma en que aprovechamos el tiempo, y dice más o menos así: "Hazlo como si fuera la primera vez, como si fuera tu única vez, como si fuera tu última vez". Frase que me hizo pensar en cuántas veces pasamos los días como si fuera cualquier otro día, un día rutinario, simplemente un día más que se va como llegó sin dejar huella.

 

Muchas veces he hablado de lo que es el tiempo, y como se nos va la vida haciendo cosas rutinarias, que no le agregan valor a nuestra vida, sin embargo, he comprendido que el tiempo no es la vida, sino que la vida se compone por esos pequeños instantes que dejan huella en nosotros y en la vida de los demás. 

 

Precisamente hoy estuve viendo a tres muchachos (dos chicos y una chica), que parecían ser hermanos, pero veía como se estaban molestando entre ellos, se jalaban el cabello, se daban pequeños codazos, se picaban las costillas, golpes en la oreja con los dedos, en fin todo lo que podían para estarse molestando, pero al final se despidieron muy felices, justo cuando escuché la frase y pensé ¿Qué pasaría si uno de ellos falleciera y nunca pudieran volverse a juntar como hoy? Entonces este día sería su última vez juntos y así es como lo recordarían. 

 

¿A cuántos de nosotros nos ha pasado que, nos arrepentimos de no haber arreglado las cosas con un ser querido que ya no está aquí?

¿Cuántas veces dejamos pasar un día especial sin decir cuánto queremos a una persona?, O cosas más simples, no abrazamos a nuestros seres queridos y se nos va la oportunidad o, nos vamos al trabajo sin siquiera despedirse porque estamos molestos por una tontería.

 

Así que si, haz perdido tiempo, tiempo que nunca podrás recuperar. El tiempo perdido por más que intententes ya no lo podrás recuperar. Lo que si puedes hacer es, aprovechar el tiempo que te queda. Y por lo mismo te invito a hacer las cosas teniendo en cuenta estás palabras "Hazlo como si fuera la primera vez, como si fuera tu única vez, como si fuera tu última vez". Y solo de está manera nos quedarán esos instantes grabados.